¿Conoces realmente cuál es tu orientación sexual?

¿Conoces realmente cuál es tu orientación sexual?

¿Te orientas bien?

¿Conoces realmente cuál es tu orientación sexual?

Desde la sexología planteamos tanto la Identidad Sexual como la Orientación Sexual como un continuo. Eso quiere decir, que ambos conceptos van de un punto hasta otro. En cuanto a la Orientación iría desde el extremo de lo 100% heterosexual hasta el otro extremo el 100% homosexual. ¿Qué es eso de 100% heterosexual? ¿O se es heterosexual o no lo es? No es tan sencillo. Ya por los años 60 Alfred Kinsey elaboró un estudio en el que entrevistó a cientos de americanos y descubrió que la mayoría de las personas no eran tan estrictamente heterosexuales como en sus matrimonios parecía. Posteriormente fue cogiendo fuerza la orientación de la bisexualidad. Y desde hace unos años, ya se van visibilizando orientaciones sexuales diferentes a las que siempre habíamos escuchado: heterosexualidad, homosexualidad y bisexualidad. Para mí, esas serían los tres puntos delimitantes del continuo. En un punto estaría la heterosexualidad, en otro la homosexualidad y en el medio encontraríamos la bisexualidad. Y todas las demás orientaciones sexuales serían puntos intermedios entre esos tres.

Para que os hagáis una idea de la cantidad de orientaciones que han surgido en los últimos tiempos te mencionaré algunas: Pansexualidad, demisexualidad, grisexualidad, asexualidad, skoliosexualidad, sapiosexualidad, entre otras. ¿Las conoces? ¿Te suenan a chino? Aunque en este artículo no las definiré una por una, lo dejo para otro que, si no se hace muy largo, puedes buscarlas en internet, o bien, preguntarme directamente al correo contacto@rociosexologia.es.

Cuando no estás muy metido o metida en estos temas puedes sentirte abrumado/a por tantas etiquetas o por no tener muy claro con qué definición te sientes identificado/a, no te preocupes. Es totalmente comprensible ya que es algo bastante novedoso, de hecho, no está todo escrito aún y cada vez van surgiendo nuevas categorías. Lo relevante no es si no encuentras una etiqueta que te vaya al 100%, ya que, creo que muchas personas no se sienten totalmente identificadas al 100% ya sabemos que este porcentaje no se da en casi nada de la vida, ni en nuestro planeta. Por lo que mi mensaje es de tranquilidad para aquellas personas que aún no han encontrado una etiqueta acorde, quizás aún no esté inventada, pero eso no significa que no existas y que no existan más personas como tú. Quizás, si tuviéramos que poner un nombre a cada matiz diferente entre una orientación y otra, tendríamos que poner un nombre diferente a cada persona y eso es mucho, pero mucho lío. En mi opinión, con tener la certeza de que al igual que no hay dos personas iguales, no habrá dos orientaciones iguales y que lo verdaderamente importante es sentirse satisfecho tal cual uno/a es. Y que, a la hora de la verdad en términos estadísticos, tampoco las diferencias son tantas, es la gran paradoja del ser humano, que todos/as somos diferentes pero que visto en general también solemos compartir muchas similitudes unos/as con otros/as. Si cada vez, me doy cuenta de lo paradójico que es el mundo y la vida. Por lo que el rechazo a la diversidad es algo bastante absurdo. De todas formas, si sientes malestar por no saber a qué orientación perteneces o si ya lo sabes, pero por algún motivo te hace sufrir, puedes acudir a mi consulta para resolver tus dudas al respecto y acompañarte en el proceso de aceptación.